Armando Iachini: Ladrillos que generan electricidad

La ingeniería y la obra civil avanzan hacia la innovación de modelos de construcción autosustentable, con la presentación de un nuevo ladrillo termogalvanizado que puede producir electricidad y convertir una edificación en un modelo autosustentable con este elemento de construcción que se suma a la amplia variedad de tipos que se encuentran en el mercado.

Armando Iachini - Ladrillos electrificados

Ladrillo que da energía

Este ladrillo tiene la versatilidad de ser la base para la construcción en obras civiles, también puede producir electricidad a partir de reacciones químicas ocurridas en su interior. Los académicos del imperial Colegio de Londres fueron los responsables de conseguir que los ladrillos puedan mantener temperaturas diferentes a sus costados, a través de un proceso de inducción electroquímica.

El proceso interno se propicia por los materiales de ladrillo que dan paso a la reducción y oxidación de electroquímicos para cada lado del mismo, permitiendo la aplicación de un sistema controlador de temperatura adecuada para soportar cada una de las estaciones del año.

La diferencia de temperatura genera la electricidad cuando los electrodos en estas caras, producen reacciones eletroquímicas. Los compuestos del interior no se consumen, no se agotan, por lo que nunca se puede sobrecargar. Cuando el exterior es soleado y dentro de la casa es sombreado y fresco, la pared tiene la capacidad de producir electricidad.

La estructura interna del ladrillo termogalvanizado está compuesta por:

  • Agua gelificada
  • Estructura de superficie mínima de Schwarz
  • Electrodos
  • Base del ladrillo

La iniciativa de construcción de este ladrillo surge de proveer un esquema de fabricación masiva para estos ladrillos, utilizando técnicas de manufactura aditiva y materia prima reciclada a partir de basura como botellas de plástico y otros materiales abundantes.

En líneas generales, se espera poder hacer impresiones en 3D a partir de plástico reciclado y que puedan ser usados de forma rápida y sencilla para construir inmuebles, especialmente refugios. La electricidad que pueden proveer estos ladrillos es lo suficiente como para dar unas horas de luz en las noches y recargar los dispositivos móviles.

Los ladrillos no almacenan la energía producida lo que no puede causar incendios, como también es independiente del mantenimiento constante y no es necesario de recargar o rellenar de forma continua los bloques.

Armando Iachini - Ladrillos electrificados

Los ladrillos como base de construcción

El ladrillo es considerado como punto clave para lograr el desarrollo de construcciones, cuya forma y resistencia ha hecho posible la edificación de infinidad de obras civiles, edificios e incluso puentes que se han mantenido en el tiempo.

El director de Construcciones Yamaro, Armando Iachini en su amplia experiencia muestra alguno de los tipos de ladrillos que se pueden conseguir en el mercado actual, siguiendo una fabricación básica de los mismos:

Adobe de tierra, manufacturado de barro crudo, de fabricación antigua. Destaca su capacidad de aislamiento térmico y suele emplearse en estructuras precarias, de bioconstrucción y rústicas.

Ladrillo cocido de tierra, hecho de tierra o arcilla, se fabrica de forma artesanal. El tamaño varia de la normativa y requerimiento de cada país.

Ladrillo macizo, excelente acabado y dimensiones exactas. También existe con cazoleta, aquel con rebaje y especial para tabiques

Ladrillo perforado, las perforaciones comprenden el 10% de su superficie.

Ladrillo refractario, es para espacios que produce frecuentemente fuego y altas temperaturas, con proporciones diferentes.

Ladrillo clínker o gresificado, compuesto de arcillas especiales, se obtiene un ladrillo de mayor densidad y cuenta con una baja absorción de agua

Ladrillo cara vista, especial para fachadas y zonas donde el tabique estará al descubierto, con acabado esmaltado

, , , , , , , , ,

About Armando Iachini

Armando Iachini , empresario venezolano, director de la empresa Construcciones Yamaro
View all posts by Armando Iachini →

Deja un comentario