Armando Iachini: Los principios de la arquitectura ecológica

 

La construcción de un edificio siempre trae consigo un impacto ambiental que puede llegar a ser muy fuerte para la naturaleza de un lugar en particular. Por este y varios motivos, surge la práctica de la arquitectura ecológica, una alternativa de construcción que hace una evaluación consciente del espacio y la superficie, para distinguir y elegir entre aquellas obras que son indispensables y las que pueden ser optativas.

Armando Iachini

Se conoce como arquitectura ecológica a aquella que construye edificios sostenibles para el hombre y el medio ambiente, fundamentándose en principios como el reciclaje y la utilización de diversos materiales y elementos que aminoren el impacto negativo que esta industria muchas veces ejerce en nuestro ecosistema.

[Armando Iachini] explica que la arquitectura ecológica goza de varios principios básicos, entre los que podemos destacar en primer lugar la valoración de las necesidades.

Los proyectos arquitectónicos que se rigen sobre la base de la sustentabilidad deben obtener un ahorro económico directo. Los principales aspectos a evaluar para conseguir este objetivo son la relación que existe entre la superficie externa, el volumen y el aislamiento térmico de la edificación.

Al ocupar poca superficie externa y haciendo uso de un buen aislamiento, habrá menos pérdida de calor. También es posible conseguir el ahorro empleando sistemas de alto rendimiento y bajo consumo eléctrico para la ventilación, iluminación artificial y los electrodomésticos.

Los arquitectos y constructores que se decantan por el desarrollo de proyectos sustentables, deben pensar en el uso de fuentes de energía renovables, como las placas de energía solar, las biogas o la leña, entre otras.

La producción de agua caliente sanitaria haciendo uso de calentadores solares, o la producción de calor ambiental con calderas de alto rendimiento y bombas de calor son algunas alternativas razonables, así como el uso de sistemas de cogeneración para obtener energía eléctrica, así como paneles fotovoltaicos o generadores eólicos.

Armando Iachini

De igual forma, se toma en cuenta el aprovechamiento pasivo del aporte energético solar, de modo que la construcción consuma la menor cantidad de electricidad posible. Por eso las obras deben ser proyectadas en consonancia con el clima local, optimizando el uso de recursos como la iluminación y la ventilación natural, para sustituir y minimizar el gasto eléctrico innecesario.

Por Armando Iachini

 
Ver fuente

Artículos Relacionados

Dejar una opinión