Bialowieza, víctima de la tala indiscriminada

Cada día más personas en el mundo valoran más la importancia de los árboles, no solo por su valor como ser vivo, o por el aporte que hace a la naturaleza, sino principalmente porque son estos seres vegetales grandes actantes en la lucha contra el calentamiento global y el cambio climático.

Muchas empresas han decidido canalizar sus esfuerzos en Responsabilidad Social Empresarial hacia las campañas de reforestación, y cientos de civiles y organismos se han vuelto intolerantes a la tala indiscriminada de árboles, así lo demuestran los habitantes de Varsovia, quienes decidieron manifestar su descontento ante la deforestación del bosque de Bialowieza.

Armando Iachini

El suceso se produjo a principios de este año, cuando el Ministerio de Agricultura polaco decidió erradicar 400.000 árboles en el bosque anteriormente mencionado, ubicado en la zona noreste de Polonia. El argumento que ofrecieron los voceros de las autoridades, es que los árboles eran víctimas de una plaga que azota al bosque.

Los habitantes de Varsovia se mostraron inflexibles ante una determinación tan desproporcionada, que ataca una reserva natural enclavada en uno de los últimos bosques vírgenes de Europa, hogar de un numeroso grupo de ungulados de gran tamaño, entre ellos al casi extinto bisonte europeo.

Desde el año 1945, este importante santuario natural se encuentra dividido administrativamente entre Polonia y Bielorrusia. A los manifestantes le ha quedado la duda de que la madera hubiese sido empleada para su comercialización, ya que si, efectivamente, se trataba de un método radical para contrarrestar los estragos de una plaga, pudo haberse resuelto de otro modo menos devastador.

Armando Iachini

Cada año el área polaca del bosque de Bialowieza es visitado por alrededor de 100.000 turistas, que pueden recorrer este recinto natural a pie, en bicicleta, o mediante el uso de carruajes tirados por caballos, siempre bajo la supervisión de un encargado.

La parte polaca del bosque fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en el año 1976 y Patrimonio de la Humanidad en el año 1979. Su equivalente en Bielorrusia tiene las mismas calificaciones desde comienzos de la década de los noventa.

Ver fuente

About Armando Iachini

Armando Iachini, empresario venezolano director de la empresa Construcciones Yamaro.

View all posts by Armando Iachini →

Deja un comentario