¡DEBES SABERLO!: Papel como material de reciclaje para la construcción

 

Aunque muchos podrían pensar que es un material muy frágil, con el reciclaje de papel pueden llevarse a cabo interesantes proyectos arquitectónicos como la construcción de viviendas ecológicas, completamente resistentes a factores naturales como la humedad o la erosión.

 El papel que se selecciona proviene de diarios y revistas, se mezcla con arena y cantidades reducidas de polvo de cemento Portland, lo que permite crear una pasta moldeable que resulta sumamente económica. También puede sustituirse la arena por materiales como la arcilla, y otros componentes que se extraen de los suelos.

Armando Iachini

Papecrete

 [Armando Iachini] especifica que el material se llama Papercrete y algunos lo conocen como “el concreto de papel”. Las experimentaciones con el papel desechado, le ha permitido a algunas personas y empresas desarrollar al menos tres tipos de materiales, que se obtienen empleando métodos similares, estos son: Papercrete, Paper Adobe y Agstone.

 Este tipo de materiales se usan con mucha frecuencia en lugares de bajo desarrollo económico, permitiendo de ese modo que las personas con escasas posibilidades de acceso a una vivienda digna, puedan conseguir hacer edificaciones de bajo costo y de durabilidad que les permitan mejorar su calidad de vida.

Para la creación del Papercrete, es necesario el empleo de una máquina cortadora y mezcladora, que permite crear la mezcla homogénea anteriormente descrita, compuesta por papel de desecho, arena y cemento. La solución se vierte en moldes que se ponen a secar al sol, para endurecer los singulares ladrillos obtenidos. 

Armando Iachini

Bloques de papercrete

El Papercrete es capaz de soportar 260 libras/pulgada, mantiene su forma sin importar la humedad y sirve como aislante térmico, características que lo hacen un excelente candidato para la arquitectura sustentable.

Los bloques largos y anchos que se obtienen del Papercrete se unen entre sí con poca cantidad de mezcla, mediante una técnica que se conoce como mortero, permitiendo de ese modo levantar los muros de una vivienda. El resultado es muros mucho más gruesos que aquellos que se edifican con ladrillos convencionales.

Por Armando Iachini
Ver fuente

Artículos Relacionados

Dejar una opinión